¿Qué es la Dieta Mediterránea?

La dieta mediterránea es una recomendación nutricional  que se  inspira en los patrones de la dieta de los países del Mediterráneo como Grecia, Portugal, Italia y España.

Actualmente se han añadido los países de Chipre,  Croacia y Marruecos. Tampoco debemos de olvidar a otros países del Norte África.  Aunque no hay una única dieta Mediterránea, podemos encontrar características comunes a todas.  Los alimentos que se incluyen en esta dieta básicamente son el aceite de oliva, las legumbres, cereales, frutas y verduras, consumo entre moderado y alto de pescado, consumo moderado de lácteos pero haciendo más hincapié entre el queso y el yogurth, consumo moderado de vino (siempre durante las comidas) siendo el agua la bebida por excelencia y consumo bajo de otras carnes que no sean carnes de pescado.

Dieta mediterránea

Pirámide Dieta Mediterránea

Beneficios de la Dieta mediterránea

Los beneficios de esta dieta son abundantes, pero estudios científicos han encontrado evidencias que relacionan de forma directa el consumo de esta directa con la disminución del riesgo de producir  enfermedades coronarias, y otras enfermedades como el cáncer, Parkinson y Alzheimer.7

También tiene otros beneficios que están asociados directamente con el mantenimiento de una salud óptima en general y el mantenimiento de un peso ideal.

Patrones de consumo

Los patrones de consumo de los países del Mediterráneo vienen siendo observados a partir de la década de los ´60 pero es en el año 1990 cuando obtiene su mayor repercusión en base a datos objetivos y estudios epidemiológicos de pobladores de estas regiones. Los resultados concluyentes fueron la base de muchos manuscritos para promover sus beneficios.

dieta mediterranea

Dieta Mediterránea 🙂

A día de hoy ya son públicamente conocidos los beneficios de esta dieta, que acompañada de ejercicio físico y una vida activa aporta numerosos beneficios para la salud.

Un estilo de vida

El consumo progresivo de la dieta Mediterránea y su incorporación como pautas nutricionales incorporadas a nuestro estilo de vida de forma permanente, aseguran una eficacia mucho mayor que aquellas dietas que aparecen  de forma repentina o esporádicas  y que son muy bajas en grasas. Estos métodos son menos recomendados y no garantizan efectos a largo plazo dado que existe una alta probabilidad de recuperar los kilos perdidos  en un período de tiempo no muy lejano al del inicio de la dieta.

Por eso es que ha ganado tantos adeptos esta fabulosa dieta, sobre todo porque se trata de una forma de concienciar  a las personas de que la mejor forma de mantener nuestro peso, vernos bien, sentirnos bien, y mantener unos niveles óptimos de nuestra salud en general junto a un estilo de vida saludable es adoptar los hábitos alimenticios de la Dieta Mediterránea.

Dieta Mediterránea y Patrimonio Cultural

La Dieta Mediterránea es considerada por la OMS (Organización Mundial de la Salud) un valioso legado cultural.

En el año 2013 la UNESCO incluye la Dieta Mediterránea como Patrimonio Cultural Inmaterial y a partir de  ese momento los países y sus gobiernos intentan promover esta dieta con el objetivo de reducir las tasas de obesidad en las personas haciendo especial hincapié en los patrones de alimentación de adolescentes y niños.

Cada país recoge su propio inventario de esta dieta, no podemos olvidar como dije al principio de este post que no existe una única dieta mediterránea.

El fomento de una dieta baja en grasas ayuda a llevar un estilo de vida más saludable y para ello nada mejor que los beneficios de nuestra Dieta Mediterránea.

¿Te apuntas a la dieta Mediterránea?

Si te ha gustado este artículo, ¿me ayudas a compartirlo?

También puedes dejarnos tus comentarios, nos encantaría leerte!

Share This